Servicio Técnico de Neveras Tenerife

Reparación de Neveras a Domicilio en Tenerife

Servicio de Asistencia Técnica para la reparación de neveras en Tenerife: Servicio Técnico de Neveras en Tenerife a Domicilio. Mantenimiento, colocación, instalación, arreglo y solución de averías urgentes. Venta de neveras nuevas y venta de repuestos originales para todos tipos, modelos y marcas de neveras. Ya sean frigoríficos, congeladores, refrigeradores y neveras industriales o domésticas.

Técnicos de Neveras en Tenerife cerca de tu Ubicación


Yurena:

Servicio técnico de electrodomésticos muy profesional, rápido y económico. Solucionaron la avería de manera satisfactoria ¡Los recomiendo al 100%!

⭐⭐⭐⭐⭐

Juan:

Gracias a los chicos de Servicio Técnico Tenerife pude reparar varios electrodomésticos que se estropearon por una avería eléctrica en mi casa. Servicio muy recomendado.

⭐⭐⭐⭐⭐

Mary:

Después de buscar un servicio técnico de electrodomésticos en Internet, los encontré entre las primeras posiciones de Google. La verdad que la experiencia fue muy grata.

⭐⭐⭐⭐⭐

¿Por qué mi nevera no arranca?

Si tu nevera no enciende, la acción elegida para comprobarlo es la de ver si hay presencia de corriente en la salida. Por supuesto, no todas las posibilidades de mantenimiento son tan serias como para pedir una tarjeta de garantía o incluso llamar a un técnico. Algunas fallas y mal funcionamiento se pueden corregir muy rápidamente.

¿Por qué la luz de la nevera no se enciende?

Si de repente la luz se apaga en la nevera, entonces vale la pena asegurarse de que razones más serias no conduzcan a esta falla. Puede ser que los problemas sean por el cableado, es probable que estén rotos. Si no recuerda si la nevera se encendió recientemente, más precisamente, durante cuánto tiempo no suena. Si son más de 20 minutos, es posible que se produzca una falla, tal vez sea el voltaje.

Después de apagar la luz del frigorífico, este funciona y se congela, el problema está en la bombilla. Si la bombilla se apaga repentinamente, debe reemplazarla. Por lo tanto, si la luz primero se quemó débilmente, luego parpadeó y luego se desconectó por completo, lo más probable es que la razón esté en el cartucho.

Por lo general, tal falla es típica de los refrigeradores domésticos viejos en los que la suciedad y la grasa se acumulan en estos lugares. Se debe seleccionar una nueva bombilla dependiendo del modelo de la nevera, las más económicas son las lámparas LED.

Utilice únicamente de marcas que sean convenientes para el modelo particular de su nevera. Recuerde que la bombilla se puede fundir debido a una subida de tensión. La bombilla se reemplaza de la misma manera que cualquier otra bombilla.

Retire la tapa protectora, está atornillada con una rueda dentada y, a veces, está en el pestillo. Justo en esta etapa, no olvide desconectar el refrigerador de la red. Y si la bombilla se quema muy rápido, puede ser en la deformación del panel interno del refrigerador.

El botón del interruptor simplemente no está presionado. En otras palabras, la bombilla se quema para nada. En el botón, puede pegar una placa de poliestireno o un material similar del ancho deseado, y el problema se resolverá.

¿Qué hacer si el frigorífico no funciona y la luz está encendida?

Si la luz está encendida en el refrigerador y el motor no emite ningún sonido, la causa de tal falla puede ser tres factores. El primero es la falla del termostato, puede que esté completamente fuera de servicio o que el termostato no funcione correctamente.

Verifique que la avería no sea difícil, los terminales deben estar desconectados del termostato, conecte los cables directamente, siempre sin pasar por el termostato. Si la técnica funciona, se determina la causa. Reemplace el termostato usted mismo o llame al maestro.

Causas de que en un refrigerador deje de funcionar la luz:

  • Botón de descongelación defectuoso, y se verifica de la misma manera que el controlador de temperatura.
  • El refrigerador no recibe la cantidad adecuada de aire, ha habido pérdida de calor debido al polvo en los tubos del condensador.

Y a veces la razón es que el refrigerador se sienta indefinidamente durante mucho tiempo. Debido a las puertas deformadas, entra aire caliente en ellas. Así que esto también hay que comprobarlo.

¿Por qué el compresor de la nevera no enciende?

Hay ciertos signos de mal funcionamiento que ayudan en el diagnóstico. Pueden ser determinados por usted mismo o por un técnico especializado.

Compresor que no funciona

  • La luz está encendida, el motor no funciona y se escuchan clics: el compresor está quemado y se requiere reemplazo.
  • Luz encendida, el motor no funciona y a veces se escuchan clics: el regulador de vibración ha fallado, es decir, es necesario cambiar el termostato.
  • En el refrigerador electrónico, la luz está encendida y el motor no funciona: un sensor de aire podría estar defectuoso y debe cambiarse.
  • El refrigerador no puede arrancar y la luz no se enciende: el relé de arranque se ha roto, también es necesario cambiar esta pieza.

El refrigerador simplemente no puede encenderse, la luz se enciende o no se quema en absoluto, es posible que haya un mal funcionamiento en el módulo de control. Por lo tanto, debe volver a actualizar el tablero de control.

De esto sigue solo una opción, diagnosticar una bombilla encendida o no encendida no siempre funciona. El refrigerador hace clic, tira, no arranca, se desconecta durante mucho tiempo. Todo esto debe verificarse y no esperar hasta que se rompa y si un elemento está caliente, es mejor llamar al técnico de neveras con urgencia.

En docenas de diferentes clasificaciones de refrigeradores, es difícil no confundirse. Hay quienes todavía tienen modelos muy antiguos y está intentando cambiar a modelos más nuevos y modernos. Pero incluso los modelos más nuevos, con las tecnologías más actualizadas, se rompen.

Algunos de modelos modernos de neveras, han pecado de un fallido sistema de caída, por lo que se mojan constantemente. Los estantes son estrechos, lo que es muy incómodo de usar. Y la electrónica trae un congelador. Entonces, la marca y el precio son solo un polo, lea las reseñas, mire de cerca.

¿Por qué mi nevera no enfría?

Si su nevera o refrigerador no es tan eficiente como solía ser, o no funciona, es posible que varias cosas estén causando el problema. ¿Cuáles son estas causas y sus soluciones?

Primero, echemos un vistazo a cómo funciona un refrigerador. Una nevera es un sistema organizado en torno a la circulación de un refrigerante que pasa del estado gaseoso al estado líquido. La nevera no hace frío, transforma el aire que circula en su interior.

Comienza transformando el refrigerante líquido en gas a su paso por el evaporador. Luego, el gas recoge el calor y vuelve al estado líquido en el condensador. Este líquido se deshidrata para eliminar las diversas impurezas. Finalmente, retoma su ciclo hasta alcanzar la temperatura deseada.

La temperatura de su refrigerador debe estar entre 0°C y 7°C, y la de su congelador debe estar entre -15°C y -20°C. Su seguridad y la de los demás es importante. Antes de cualquier reparación, asegúrese de que el dispositivo esté apagado y desenchufado. También se recomienda llevar ropa cómoda y ajustada, y quitarse las joyas y accesorios que puedan atascarse.

¿Cómo arreglar una nevera que ya no enfría?

Compruebe que la toma de corriente funciona. En el medidor, verifique que el botón conectado a la toma de la nevera está en la posición de encendido. En el enchufe, utilizando un multímetro en la posición de voltios, ponga los cables de medición en contacto con los terminales del enchufe que se va a probar.

El voltaje debe ser de 230 voltios. Si el valor es cero, el enchufe está defectuoso. En este caso, tendrá que intervenir un electricista profesional para realizar las reparaciones necesarias. En esta opresión necesitará usar un multímetro.

Saber usar un multímetro no siempre es fácil. Si necesitas una explicación más detallada sobre el uso del multímetro, hemos escrito un artículo dedicado a su uso. ¿Cómo usar correctamente un multímetro? Tómese el tiempo para leer este artículo si no está seguro de cómo funciona este dispositivo.

¿Notas que tu nevera o compresor se calienta demasiado? Es fundamental que tu nevera no se incline hacia delante para un cierre óptimo. Opcionalmente, puede inclinarlo muy ligeramente hacia atrás para facilitar el cierre.

No basta con inclinar el frigorífico, también asegúrese de colocar su refrigerador en una habitación a temperatura ambiente. Si el aire está demasiado caliente, su refrigerador estará sometido a una gran presión.

Comprobar el estado de la puerta de su nevera

Una vez más, el uso diario de la puerta de su electrodoméstico puede hacer que se deforme. Solución: si cree que tiene este problema, use una regla grande para verificar que su puerta esté alineada.

Verifique que el condensador no esté obstruido

El condensador de su nevera está lleno de un refrigerante que le permite enfriar su electrodoméstico. Si este último está obstruido o lleno de polvo, es posible que esto esté obstaculizando el buen funcionamiento de tu frigorífico.

Solución: Verifique el estado de su condensador y límpielo si es necesario. Puede aspirar el polvo detrás de su frigorífico, esto solo mejorará la circulación de aire. Si se trata de una pérdida o fuga de refrigerante, deberá llamar a un técnico profesional que reparará la fuga y recargará su electrodoméstico con líquido.

Comprobar que el aire circula bien por el interior de la nevera

Tu refrigerador consigue enfriar el aire gracias a una buena circulación. Así que tenga cuidado de no sobrecargar los estantes con alimentos porque una nevera demasiado llena significa una mala circulación de aire y, en consecuencia, una nevera que ya no enfría correctamente.

También puede comprobar que los alimentos o bebidas del interior no interfieran con el cierre. Nunca debes forzar el cierre de la puerta de su nevera. Por último, no metas alimentos calientes en el frigorífico porque tardarían mucho en enfriarse y te arriesgas, además de aumentar tu factura de la luz, a acelerar la caducidad de otros alimentos.

Revisa los ruidos de tu nevera

Tu frigorífico te está hablando, si hace ruidos anormales tómate el tiempo de leer el artículo que hemos escrito sobre este tema. Los principales fallos y posibles soluciones. Una vez realizadas estas primeras y sencillas comprobaciones, pasaremos a los distintos elementos que pueden estar defectuosos y provocar un mal funcionamiento de tu frigorífico.

El hielo evita que la puerta se cierre, debido al uso regular, es normal que el interior de su frigorífico se cubra gradualmente de escarcha. Sin embargo, cuando hay demasiada escarcha en la puerta de su frigorífico o en el compartimento del congelador, se vuelve difícil de cerrar.

La falla de ciertas partes puede acentuar esta formación de escarcha y causar una perturbación en el ciclo de enfriamiento. Se recomienda descongelar dos veces al año y revisar un termostato mal ajustado o defectuoso. Si tiene un problema de temperatura en su refrigerador, puede estar relacionado con su termostato. Esto le permite establecer la temperatura deseada dentro de su electrodoméstico.

Sin embargo, si la temperatura que produce su refrigerador no está de acuerdo con su configuración, es posible que este elemento esté defectuoso. La temperatura de la parte del frigorífico debe estar entre 0°C y 7°C, y la del congelador entre -15°C y -20°C.

Revisar y cambiar el termostato

Al desmontar las piezas, tome una fotografía en cada paso, esto le ayudará cuando reemplace las piezas:

  • Asegúrese de desarmar su dispositivo en un lugar donde tenga espacio.
  • Abre tu nevera.
  • Localice la caja del termostato.
  • Retire la perilla del termostato y la tuerca debajo (puede usar pinzas para hacer esto).
  • Desenrosque la carcasa del termostato y tome una foto del cableado.
  • Desconecte los cables y retire el termostato.
  • Tirar suavemente para no dañar el tubo de la sonda.
  • Usando un multímetro en la posición de, probador de continuidad, coloque cada uno de los cables en los extremos de los conectores del termostato. Debería escuchar un sonido que confirmará la continuidad. Importante, comprobar que no está en la posición 0 antes de probarlo.
  • Si está averiado, solo hay que sustituir el termostato averiado por uno nuevo.

Una junta mal colocada, dañada o desgastada en la puerta de su nevera

Abres tu nevera todos los días, varias veces al día. Este uso diario puede, con el tiempo, desgastar la junta de la puerta. Si está colocado incorrectamente, dañado o desgastado, la puerta no podrá cerrarse correctamente.

Además de acelerar la caducidad de los alimentos almacenados en el interior de tu refrigerador, este problema podría provocar escarcha, lo que dificultará la circulación de aire en el frigorífico.

Solución: primero verifique que su sello esté correctamente colocado, y si no, vuelva a colocarlo. Si se sigue despegando, puede arreglarlo con un pegamento adecuado. En caso de rotura, o si su sello está demasiado desgastado, tendrá que ser reemplazado.

Bisagras de la puerta sueltas o dañadas

Las bisagras, ubicadas al nivel del espacio entre la puerta y la pared de su refrigerador, permiten que la puerta de su refrigerador gire al abrirla y cerrarla. Si están desenroscados o dañados, la puerta de su electrodoméstico simplemente no podrá cerrarse correctamente. Solución: Revisa que tus bisagras estén bien atornilladas y en buen estado. Si resultan defectuosos, reemplácelos.

La tecnología No Frost ya no funciona

Esta tecnología permite una mejor circulación del aire en la nevera. En caso de falla, esto puede provocar una acumulación de escarcha y llegar a bloquear el sistema de evaporación, o incluso dañar el ventilador que puede chocar con la escarcha.

El ventilador ya no funciona correctamente

Puede o no tener ventiladores en su dispositivo. Algunos modelos tienen un ventilador externo ubicado en el compresor o condensador y/o un ventilador interno para sistemas No Frost. El ventilador exterior enfría el compresor o condensador mientras que el ventilador interior permite la circulación del aire.

Verifique y reemplace el ventilador exterior

  • Localiza el ventilador, el cual se encuentra en la parte trasera, encima o debajo de tu dispositivo. Normalmente debería escucharlo cuando el dispositivo está encendido.
  • Asegúrese de desenchufar el frigorífico de la toma de corriente.
  • Aspire el polvo si es necesario antes de desmontar el ventilador.
  • Retire las conexiones.
  • Usando un multímetro en la posición Ohm, coloque cada uno de los cables en los extremos de los conectores del motor. El valor debe ser diferente de 0. Si el valor es cero, el motor está defectuoso.
  • Para reemplazarlo, quite los tornillos que lo sujetan al refrigerador.
  • Ahora reemplace el motor defectuoso por uno nuevo.
  • Ponlo todo junto de nuevo.

Revise y reemplace el ventilador interior

  • Localiza el ventilador, está dentro.
  • Asegúrese de desenchufar el frigorífico de la toma de corriente.
  • Retire la carcasa del ventilador.
  • Desconecte el conector.
  • Usando un multímetro en la posición Ohm, coloque cada uno de los cables en los extremos de los conectores del motor. El valor debe ser diferente de 0. Si el valor es cero, el motor está defectuoso.
  • Para reemplazarlo, quite los tornillos que lo sujetan al refrigerador.
  • Ahora reemplace el motor defectuoso por uno nuevo.
  • Ponlo todo junto de nuevo.
  • Un interruptor de puerta defectuoso

El interruptor situado alrededor de la puerta, o en el aparato, enciende y apaga la luz del frigorífico, pero esta no es su única función. De hecho, tan pronto como abre la puerta, el interruptor detiene el enfriamiento. Si llegara a estar defectuoso, el frigorífico nunca volvería a realizar su esfuerzo habitual.

Verifique y reemplace el interruptor

Al desmontar las piezas, tome una fotografía en cada paso, esto le ayudará cuando reemplace las piezas:

  • Abre tu nevera.
  • Ubique el interruptor.
  • Sáquelo de su alojamiento. Puedes ayudarte con un destornillador plano.
  • Desconecte los cables y tome el interruptor.
  • Usando un multímetro en la posición de probador de continuidad, coloque cada uno de los cables en los extremos de las lengüetas. Debería escuchar un sonido que confirmará la continuidad.
  • Si está defectuoso, solo tiene que reemplazar el interruptor defectuoso por uno nuevo.

La nevera ya no enfría, pero el congelador funciona

Pobre intercambio de aire del congelador/nevera. Su electrodoméstico intercambia aire entre el congelador y el refrigerador. Hay un pequeño orificio a través del cual fluye este aire. En algunos dispositivos, tiene una aleta que es administrada por un termostato. Si este orificio está bloqueado, el aire no puede circular. Para remediar este problema, descongele su refrigerador.

El refrigerante tiene fugas o tiene problemas para circular

Cuando el aceite del motor se filtra en el sistema de enfriamiento de su unidad, puede crear una obstrucción. Si te encuentras en este caso, el fluido circulará mal y producirá un exceso de escarcha. Si se enfrenta a una pérdida de refrigerante en el circuito, la parte frigorífica de su frigorífico dejará de funcionar de forma óptima y favorecerá la refrigeración del congelador.

Un compresor defectuoso

Si las válvulas de su compresor están desgastadas o el aceite del motor se ha filtrado en el circuito de fluido, este último tendrá dificultades para hacer circular el refrigerante. Este tipo de problema conduce a la producción de un exceso de escarcha, o incluso al paro total de la refrigeración del aparato.

Cambiar esta pieza es muy costoso, debe llamar a un profesional para asegurarse del diagnóstico. Si después de todas estas comprobaciones sigues sin encontrar la causa del mal funcionamiento de tu frigorífico, no esperes más y llama a un técnico profesional.

¿Necesitas ayuda? No dude en ponerse en contacto con nosotros, completando nuestro formulario con la mayor cantidad de información posible. Nos pondremos en contacto con usted dentro de las 24 horas hábiles posteriores a su solicitud.

¿Por qué la nevera no congela?

¿Su nevera ya no congela? ¿Necesita ayuda con la reparación de tu nevera? Hay varias razones por las que su nevera ya no funciona. La nevera es uno de esos electrodomésticos que tiende a pasar desapercibido, hasta que ya no se congela como debería.

Si bien hay muchas cosas que pueden salir mal con su frigorífico, existen muchas soluciones simples que lo volverán a poner en funcionamiento para mantener sus alimentos helados en muy poco tiempo. Estos son algunos de los problemas más comunes de su nevera y las razones principales por las que su congelador no funciona.

Una vez que sepa un poco más sobre la situación, estará listo para obtener la ayuda que necesita para reparar su nevera. Así que simplemente siéntese, relájese y lea la lista fácil de entender de las posibles razones por las que su frigorífico no funciona.

El congelador no funciona

Si su congelador no se congela, es probable que las bobinas del condensador estén sucias, lo que reduce la capacidad de enfriamiento general del congelador. El motor del ventilador del evaporador no funciona correctamente y, dado que es responsable de hacer circular el aire en el congelador, será necesario repararlo.

El congelador hace un ruido raro

El relé de arranque, que alimenta el compresor, no funciona. La unidad no está circulando el refrigerante correctamente a través del condensador y las bobinas.

Congelador que funciona todo el tiempo

  • Termostato de control de temperatura no funciona correctamente.
  • Motor del ventilador del evaporador no funciona correctamente.
  • El motor del ventilador del condensador no funciona correctamente.

Fuga del congelador

Tiene un drenaje de descongelación obstruido o congelado

Drenaje de descongelación congelado

La correa de drenaje puede haberse caído o deteriorado

¿Cómo cuidar la nevera?

Descubre los mejores consejos para el cuidado y mantenimiento de tu nevera. Un congelador constantemente frío es un congelador feliz. Entonces, además de mantener el electrodoméstico lo más frío posible en la casa y envolver adecuadamente los alimentos para almacenarlos, estas son las formas comprobadas de disfrutar de una frescura ininterrumpida.

Consulte el manual del propietario para obtener instrucciones de mantenimiento de la nevera. Seamos realistas, solo unos pocos de nosotros abrimos el manual del propietario, pero hay una razón para eso. Familiarizarse con su nevera ahora hará maravillas para ayudarlo a mantener la calma cuando llegue el momento de darle servicio o repararlo más adelante.

Revise periódicamente el termostato del congelador. Para obtener el mejor rendimiento, el termostato del congelador debe configurarse a -18 grados Celsius. Si su modelo no tiene un termostato incorporado, use un termómetro para verificar la temperatura.

Mantenga limpio el interior del congelador. Con un paño húmedo y un poco de jabón para platos, puede hacer que su congelador brille en muy poco tiempo. Comprobar el desgaste de la junta. El sello mantiene el aire frío adentro y el aire caliente afuera. Si está desgastado y roto, entonces el congelador usa más energía para hacer su trabajo.

Afortunadamente, reemplazar una junta es económico y fácil. Y si realmente quiere estar seguro, puede obtener un plan de garantía para el hogar que eliminará el estrés y los altos costos, cuando suceda algo. Como con la mayoría de las cosas de las que dependes todos los días, cuanto mejor trate a su congelador, mejor lo tratará a usted y a su comida.

¿Por qué las neveras botan agua?

¿Cómo reparar una fuga en el refrigerador? Tienes fugas de agua dentro o fuera de su refrigerador, no te preocupes aquí hay algunos consejos para ayudarle a identificar la fuente de la fuga y repararla rápidamente. Antes de trabajar en su frigorífico y reemplazar una pieza defectuosa, primero debe asegurarse de que su máquina esté desconectada del circuito eléctrico y que haya cortado el suministro de agua.

Tubo de drenaje del agua de descongelación obstruido

Los nuevos frigoríficos incorporan una función de descongelación automática que asegura el correcto funcionamiento del sistema de refrigeración del aparato. Para que el proceso de descongelación se realice sin problemas, debe asegurarse de que el agua descongelada pueda fluir correctamente a través del desagüe.

Dicho desagüe se encuentra ubicado en la parte inferior de su refrigerador, en la pared trasera, el conducto de drenaje de agua de descongelación. También llamado canalón de descongelación u orificio de goteo. Este conducto juega un papel muy importante en el buen funcionamiento de su nevera.

Cuando la actividad de su dispositivo es normal, el agua fluye a lo largo de un canalón hacia el orificio de drenaje. Si se acumulan restos de comida dentro de este orificio y lo obstruyen, se puede deteriorar y se puede formar moho.

Entonces se bloquea el flujo de agua de descongelación, lo que puede causar malos olores y hacer que se estanque un gran volumen de agua en su refrigerador.

¿Cómo limpiar el orificio de drenaje de su refrigerador?

Vierta un poco de agua caliente en el orificio y límpielo con un bastoncillo de algodón. Si el bloqueo es más profundo, tome un trozo de alambre flexible y deslícelo suavemente por el conducto. Para evitar que esto vuelva a suceder, tenga en cuenta que los alimentos no deben colocarse demasiado cerca de la pared donde se encuentra el conducto de escape.

Bandeja de goteo llena o rota

El conducto de escape del que acabamos de hablar brinda acceso a la bandeja de drenaje que se encuentra sobre el compresor o motor de su refrigerador. Esta bandeja permite la evaporación del agua que sale del interior de tu frigorífico.

Si el recipiente está lleno, sucio o roto, esto puede provocar una fuga de agua debajo de la máquina. Por lo tanto, es importante limpiar este contenedor con regularidad para evitar daños por agua y la propagación de malos olores.

Nevera fuera de servicio

Afortunadamente, un refrigerador con fugas no siempre es culpa de una pieza defectuosa. De hecho, esto también puede explicarse por una evaporación excesiva debido a la presencia de líquidos desprotegidos, como botellas de agua destapadas o tazones de sopa sin tapar.

Lo mismo, las frutas y verduras extraviadas que no se almacenarían en los contenedores especiales, también pueden ser la causa de una condensación excesiva. Este exceso de humedad hace que su refrigerador se congele excesivamente durante el ciclo de descongelación, lo que puede provocar que la bandeja de drenaje se desborde.

Termostato mal ajustado

Cuando el termostato está mal ajustado, y su temperatura es demasiado baja, puede provocar la aparición de una formación de hielo excesiva. Lo que debe hacer es volver a colocar el termostato en la posición normal. Es decir, a la mitad de las graduaciones del termostato para tener ciclos regulares de descongelación.

La aparición de un bloque de hielo en la pared de su refrigerador también puede ser una señal de que el termostato está demasiado alto o tiene una falla. De hecho, si el termostato ya no funciona correctamente, su refrigerador puede comenzar a generar frío continuo.

Lo cual puede causar que el orificio de drenaje se congele. U por consecuencia el agua se desborda y su nevera consume mucha más energía de la que debería.

Junta de la puerta dañada

Una puerta de frigorífico que cierra mal es una puerta de frigorífico que deja entrar aire caliente del exterior. Este aire caliente crea escarcha indirectamente que finalmente gotea de su refrigerador. Para evitar este tipo de decepciones, recuerda comprobar periódicamente el estado y la limpieza de las juntas de su nevera.

Si a pesar de esta información no consigues localizar la fuga, no dudes en llamar a nuestro servicio de averías. Nuestros expertos en la reparación de neveras acudirán a tu domicilio para identificar el problema y reparar la fuga de agua.

¿Cómo funcionan las neveras?

¿Cómo funciona un frigorífico? La gran mayoría de los hogares en canarias tienen una nevera. Este dispositivo puede conservar alimentos desde unos pocos días hasta varias semanas. Pero, ¿cómo nos garantiza el frío constante?

Para entender cómo funciona una nevera hay que inspirarse en el cuerpo humano. Cuando sudamos, el sudor produce una sensación de frío al evaporarse, porque le quita calorías a nuestra piel. Para un frigorífico, es básicamente lo mismo, obligas a que el líquido se evapore para que se caliente dentro del frigorífico.

El fluido entra primero en el evaporador. Como es un tubo muy fino, va por cuentagotas, las moléculas se dispersan y el fluido se vuelve gaseoso. Muy frío (-40°C), intenta calentarse absorbiendo el calor del interior del frigorífico.

Luego, el gas se comprime nuevamente y se licua en el condensador (bobina exterior), donde libera el calor almacenado. A la salida de este circuito, el líquido se deshidrata para eliminar el agua, el aire y las diversas impurezas que ha recogido.

Contrariamente a la creencia popular, el frigorífico no hace frío, sino que capta el calor del interior de la nevera. Si la puerta se abre con demasiada frecuencia o si se colocan platos calientes en ella, el aparato se pondrá en marcha con más frecuencia para restablecer el equilibrio inicial.

Por lo tanto, consume más energía. También es importante descongelar la nevera periódicamente. Una capa de 2 milímetros de hielo aumenta un 10% el consumo, porque impide el intercambio de calor.

¿Qué es el refrigerante de la nevera?

Un buen refrigerante debe cumplir varias condiciones. Debe evaporarse a una presión superior a la atmosférica ya una temperatura inferior a 0°C. Además, debe ser químicamente estable, no inflamable, no tóxico y económico.

Muchos refrigerantes se han utilizado desde los primeros días de la nevera. William Cullen logró en el siglo XVIII producir hielo con éter, que se evapora 25 veces más rápido que el agua. Al ser el éter altamente inflamable, el ingeniero alemán Carl Von Linde en el año 1876 patentó una cámara frigorífica de amoníaco.

Este gas es ideal, porque requiere muy poca energía para bajar su calor sensible, el cual que se intercambia con el medio ambiente sin cambio de fase. Así, 130 julios son suficientes para llevar un gramo de amoníaco gaseoso de 25 °C a -33 °C. Desafortunadamente, el amoníaco también es muy tóxico y se prohibió en los refrigeradores en la década de 1930.

Luego fue reemplazado por freón, un gas de la familia de los CFC o clorofluorocarbonos. Pero nos damos cuenta de que este gas provoca una degradación de la capa de ozono. En 1987, 180 países firmaron el Protocolo de Montreal, prohibiendo su uso.

Desde entonces ha sido sustituido por hidrocarburos como el Isobutano o hidrofluorocarbonos (HFC), inocuos para la capa de ozono, pero potentes gases de efecto invernadero.

Mejoras técnicas de las Neveras

  • Frío regulado: el aire frío forzado se distribuye en columnas con múltiples salidas para una distribución uniforme del frío en cada una de las plantas. Los alimentos se pueden conservar hasta 3 veces más que en un frigorífico convencional.
  • Compresor lineal: reemplaza al compresor de pistón y por lo tanto reduce las pérdidas por transferencia de calor y fricción. Dando como resultado un 30% de ahorro de energía y una nevera más silenciosa.
  • Materiales de cambio de fase: Al incorporar estos materiales en las paredes del refrigerador, este último puede acumular suficiente energía para mantener una temperatura estable por más de 14 horas sin reiniciar la unidad de refrigeración.

Todavía en estado de investigación, varios sistemas ofrecen prescindir completamente del refrigerante. El frigorífico termoacústico utiliza ondas sonoras para bombear calor. En el refrigerador magnético, se aplica un campo magnético a un disco para calentarlo y enfriarlo alternativamente.

¿Cómo limpiar la nevera por dentro?

Limpiar un frigorífico por dentro es una verdadera tarea para muchos consumidores y restauradores, básicamente es una labor obligatoria. El motivo principal es porque la nevera es el equipo en el que se almacenan sus alimentos.

Mientras mantiene algunos frescos, protege a otros contra el riesgo de putrefacción. Del mismo modo, una nevera acristalada profesional debe mantenerse para refrigerar las bebidas y otros productos lo mejor posible.

Evidentemente, juega un papel protagonista en tu cocina, por lo tanto, hay trucos para limpiarla. Para ayudarte con su limpieza, aquí hay algunos consejos y trucos muy prácticos.

¿Por qué limpiar tu nevera?

Hay tres razones principales que pueden motivarte a limpiar y desinfectar su refrigerador de manera adecuada y regular.

  • Tu salud: Si tu refrigerador no se limpia regularmente, proliferan muchas bacterias y aceleran la degradación de los alimentos, como las verduras. La acción del frío permite la proliferación de bacterias que provocan salmonelosis, listeriosis y otras enfermedades. Por lo tanto, es importante mantener la nevera para preservar su salud.
  • El estado de funcionamiento de la nevera: Es obvio que un electrodoméstico que se limpia regularmente tiene una vida útil más larga y la nevera no es una excepción. De hecho, para evitar que el motor se sobrecaliente y garantizar un mejor funcionamiento, su dispositivo debe recibir mantenimiento.
  • Reducción del consumo de energía: Por norma general, cuanto más nuevo es el frigorífico combi, menos consume. En el momento de la compra, la etiqueta energética del aparato informa al consumidor. Así, entre la clase A++ y la clase G, el nivel de consumo ronda los 100 kWh/año.

Sin embargo, la limpieza periódica de su nevera tiene un efecto positivo, ya que reduce el consumo eléctrico del frigorífico. Fuera de la nevera, la parte trasera debe aspirarse regularmente. En interiores, el drenaje debe revisarse y desbloquearse regularmente para mejorar el rendimiento y reducir el consumo de energía.

¿Cuándo debes limpiar tu nevera?

La cuestión de la frecuencia de la limpieza es tan importante como los motivos de la misma. Aquí, es fundamental no esperar a que los alimentos estén en proceso de putrefacción antes de limpiar el aparato.

Estos alimentos están en constante contacto con la pared del aparato, lo que favorece la proliferación de bacterias como la salmonela y la listeria. Por lo tanto, la frecuencia mínima recomendada es todos los meses. Sin embargo, es mejor renovar el ejercicio cada 15 días para evitar malos olores.

¿Cómo limpiar tu nevera rápidamente?

Al igual que limpiar un arcón congelador, limpiar un frigorífico es una operación delicada. De afuera hacia adentro, la unidad debe mantenerse con mucho cuidado.

¿Cómo se limpia el exterior de una nevera?

Para limpiar tu nevera, puedes empezar por sus juntas y la parte exterior. La limpieza parte de ahí ya que una nevera limpia hace honor a tu cocina y es respetuosa con el medio ambiente. El ejercicio es muy simple. Solo hay que frotar las juntas con una esponja empapada en agua jabonosa para que desaparezca toda la suciedad que hay allí.

Para fregar una articulación de difícil acceso, puede utilizar un cepillo de dientes pequeño. En cuanto al condensador ubicado en la parte posterior del dispositivo, debe desempolvarlo con una aspiradora.

También puedes optar por el método del vinagre. Consiste en llevar un paño tipo toallita de microfibra. Luego le agregas un poco de vinagre blanco, luego frotas el exterior del refrigerador para quitar las huellas dactilares. Este método no solo se aplica a los frigoríficos de acero inoxidable.

Sí, la comida se almacena en el interior, pero limpiar el exterior es igual de importante. Sin embargo, no se recomienda usar lejía para hacerlo, ya que esta última es tóxica, incluso si el exterior es blanco.

¿Cómo se limpia el interior de una nevera?

Al igual que un arcón frigorífico, la parte más importante del frigorífico es el interior. Su limpieza debe hacerse con especial cuidado. ¿Cómo proceder? Para empezar, saca todo de la nevera. Realiza un inventario general del contenido, estados y fechas de caducidad de los alimentos.

Luego debe quitar los estantes, las placas de vidrio, los estantes de las puertas, las rejillas, etc. Puede lavarlos más fácilmente en el fregadero. Ahora pase a descongelar el refrigerador apagándolo. Usando una espátula de madera, puedes saltar la escarcha.

Descongelar tu frigorífico mejora su vida útil y optimiza el consumo de energía. Después de este paso, puede comenzar la limpieza real del interior. Aquí puede utilizar diferentes productos que se pueden encontrar en la casa.

Bicarbonato

Obviamente, el bicarbonato de sodio es uno de los productos más efectivos para limpiar el interior de la nevera. La operación se lleva a cabo de la siguiente manera. Diluir 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en una cantidad proporcional de agua caliente. Luego limpias y enjuagas con un paño limpio. Si hay manchas que resultan demasiado difíciles, aplique bicarbonato de sodio directamente a la esponja y frote.

Vinagre

El vinagre también es un limpiador muy efectivo para el mantenimiento de un refrigerador. El proceso es muy simple. En un bol, mezclas vinagre blanco y agua caliente. Luego empapa una esponja o paño en esta solución y limpia el interior de la nevera. No necesitas enjuagarlo. Puedes simplemente secarlo con una toalla limpia y seca.

Jugo de limón

Ciertamente no es el truco más efectivo de los tres, pero es natural y demuestra su utilidad para eliminar los malos olores de tu nevera. Solo tiene que verter el jugo de un limón en una esponja, luego limpie suavemente el interior del dispositivo.

¿Cómo limpiar el moho en una nevera?

Cuando llevas mucho tiempo sin limpiar tu frigorífico, deja mohos desagradables para tu hogar. Para rectificar la situación, puede realizar una limpieza particular. Para ello necesitarás vinagre blanco, jabón negro, spray, bicarbonato de sodio, una esponja y una palangana. El truco es sencillo:

  • Sacas el contenido del frigorífico.
  • Vierte el vinagre en el spray.
  • Rocías el vinagre sobre las superficies sucias.
  • Dejas actuar el vinagre por 5 minutos.
  • Echas un litro de agua tibia en tu palangana.
  • Agregas una cucharada de jabón negro y otra de bicarbonato de sodio.

Después de este ejercicio, mezclas todo y mojas la esponja en esta mezcla. Luego pasas la esponja húmeda sobre las manchas a limpiar y realizas el enjuague con agua limpia.

En definitiva, desinfectar tu nevera de forma regular tiene un doble interés. Desde un punto de vista sanitario, esto te garantizará una mejor higiene. Este ejercicio le permite asegurar una larga vida útil para su dispositivo.

¿Cómo reparar neveras?

Si tuviéramos que elegir un solo electrodoméstico, sin duda sería el frigorífico. Es tan indispensable en nuestros hogares que no podemos ni imaginar vivir sin él, sin embargo, nadie está a salvo de una avería.

De hecho, es posible que su frigorífico ya no realice su función principal, que es refrigerar sus alimentos o, por el contrario, que enfríe más de lo necesario hasta el punto de congelar sus provisiones. ¿Tienes un refrigerador que enfría menos o incluso más cuando está funcionando?

Descubre nuestro tutorial para reparar todas las posibles averías. Conoce tu frigorífico para repararlo mejor. Así que, para reparar correctamente un refrigerador averiado, es necesario saber cómo funciona. Ya sea un frigorífico de encastre, uno combi o un modelo americano.

Incluso de frío ventilado, o mejor dicho de compresión o absorción, sea de la marca que sea: Whirlpool, Samsung, LG, Beko, Liebherr, Bosch, SMEG, Miele, Balay, etc. Debes saber que cuando tu frigorífico ya no enfría lo que contiene como provisiones, muchas veces el problema viene por una pieza que ya no funciona correctamente.

Antes de aventurarse a desmontar su dispositivo, aquí hay algunas formas de diagnosticar el origen de la avería. Efectivamente, una nevera que ya no produce frío es un auténtico problema para la correcta conservación de los alimentos. Hay que ser reactivo ante el riesgo de perder todos los alimentos que contiene.

Averías comunes de una nevera

Descubre a continuación, ¿Cuáles son las averías mas comunes en un frigorífico?

Conexión eléctrica defectuosa

Comprueba el estado de la toma de corriente de tu frigorífico. Una de las primeras cosas a comprobar es la fuente de alimentación. Podría ser simplemente una falla eléctrica o un problema con el fusible. Si no, dirígete a la salida.

Pruébelo con un multímetro en la posición de voltios. ¿Obtienes un voltaje igual a 230 voltios? Genial, todo está bien. Por el contrario, si el valor obtenido es igual a 0, tu socket está dañado. Será necesario llamar a los servicios de un ingeniero de refrigeración profesional para reparar la falla.

El compresor se sobrecalienta

Cuando pones tu mano en el frente de tu refrigerador, notas un calor inusual. Debemos ver el lateral del compresor cuya misión es comprimir continuamente el gas refrigerante contenido en el circuito. De hecho, este componente tan importante del refrigerador funciona sin interrupción.

Si el refrigerador está caliente o caliente al tacto cuando no está enfriando, es posible que el compresor ya no pueda comprimir gas o que no haya gas en el sistema de refrigeración. Recuerda también revisar con frecuencia el termostato interior de tu electrodoméstico. La temperatura ideal debe estar entre 2 y 6 grados.

Condensador en mal estado

Asegúrese de que no esté obstruido. El condensador es la rejilla que se encuentra en la parte posterior del dispositivo, a menudo de color negro. En esta rejilla circula un refrigerante. Entra como gas y finalmente sale como líquido.

Cuando el circuito interno del grill está obstruido, al frigorífico le resulta muy difícil funcionar correctamente. Para evitar que los residuos lo obstruyan, limpie el condensador con frecuencia con un cepillo pequeño. Si nota una fuga de gas, deberá llamar a un técnico para que repare la falla o rellene el refrigerador con líquido si es necesario.

Mala circulación de aire

La circulación del aire en el frigorífico es importante. Es gracias a una buena circulación de la misma que su dispositivo se enfría. Por lo tanto, es necesario facilitar su paso y no sobrecargar los estantes con provisiones.

También es necesario asegurarse de que las puertas cierren herméticamente y que nada obstruya su cierre. Nunca lo repetiremos lo suficiente, pero es estrictamente desaconsejable mantener un plato caliente en el refrigerador, sin embargo, es un error demasiado común que puede costarle muy caro.

Ruidos sospechosos e inusuales

Un electrodoméstico que de repente comienza a hacer ruidos inusuales debe llamar su atención. Zumbidos continuos, vibraciones debido al compresor que trabaja incansablemente, hay que saber identificar los ruidos, lo cual no es fácil ya que este aparato es de naturaleza ruidosa.

Cuando un refrigerador no está correctamente encajado, puede emitir vibraciones anormales. Si este es tu caso, asegúrate de que las patas de tu frigorífico estén colocadas correctamente. Las patas atornilladas a la misma altura garantizarán la buena estabilidad de su aparato.

Un error que cometemos con demasiada frecuencia es poner el frigorífico contra la pared. Es fundamental dejar un espacio entre la parrilla del aparato y la superficie de tu cocina.

Soluciones para la reparación de neveras

Después de repasar los distintos problemas que puede encontrar tu electrodoméstico, ahora vamos a ver las distintas partes del frigorífico que, una vez defectuosas, pueden afectar a su correcto funcionamiento. La formación de escarcha impide que la puerta de tu nevera se cierre herméticamente.

¿Tu frigorífico produce hielo y congela todos tus alimentos? Sobre todo, asegúrese de que sus provisiones no toquen la pared del fondo. ¿Tu puerta cierra completamente? De lo contrario, verifique que nada obstruya su cierre. Aprovecha para revisar el sello de la puerta, porque es él quien asegura el sello.

El sello de goma será automáticamente cuestionado, pero debes saber que no es el único responsable. De hecho, hay otras razones. Un termostato mal ajustado puede provocar la formación de escarcha. Ajuste la temperatura hasta que alcance un nivel ideal.

Si su aparato no está equipado con un frío ventilado con descongelación automática, habrá que descongelar manualmente de vez en cuando. Esto es esencial si desea prolongar la vida útil de su dispositivo porque la acumulación de hielo conducirá a un consumo excesivo de energía.

Termostato de control de temperatura mal configurado o defectuoso

Una temperatura del refrigerador bien ajustada conservará mejor y por más tiempo sus alimentos y conservará todos sus nutrientes. La temperatura ideal diferirá según el modelo de refrigerador que tengas.

Para una nevera de frío ventilado, agitado o estático, está entre 1°C en la parte superior y 4°C en la parte inferior. Si, por el contrario, la temperatura que se muestra es demasiado baja de la recomendada por el fabricante, tu frigorífico consume más energía y tus alimentos acaban congelándose y ya no son comestibles.

¿Cómo reparar el termostato de tu frigorífico?

¿Le gustaría comprobar el estado del termostato para asegurarse de que funciona? Este es el procedimiento a seguir:

  • Lo primero que debe hacer es asegurarse de tener suficiente espacio para desmontar su dispositivo.
  • Luego desmóntelo y localice la ubicación del termostato.
  • Retire la perilla y la tuerca del termostato con unos alicates.
  • Retire la carcasa del termostato, si es necesario tome una fotografía del circuito.
  • Desconecte los cables y suelte suavemente el termostato para evitar dañar el sensor
  • Con tu multímetro en modo probador de continuidad, coloca cada terminal en los polos de los conectores del termostato. ¿Oyes ruido? Buenas noticias, su termostato funciona perfectamente. ¿El multímetro no emite ninguna señal? Esto indica que está desgastado. Habrá que sustituirla por una referencia idéntica.

¿Cuál es la mejor marca de neveras?

Descubre en el siguiente vídeo ¿Cuáles son las mejores marcas de neveras del mercado? y ¿Cuál nevera comprar?

Reparación de Electrodomésticos en Tenerife a Domicilio


Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 😉👍
¿Cómo podemos ayudarte?
Call Now Button